El tiempo muerto
Hernán Casciari
El tiempo muerto
Hernán Casciari

El multifacético escritor, fundador de Editorial Orsai y Orsai Audiovisuales, director de la revista Orsai, creador de obras de teatro, y especialista en llevar la literatura a escena, escribió este texto sobre ese tiempo que sentimos que muere en las esperas, sobre lo que no sabemos hacer con él, sobre esa manía de apretar botones en vez de, quizás, conversar con uno mismo.

Hoy en el hospital toca revisión de los dientes. Es una cosa muy aburrida que ocurre una vez por trimestre y nos obliga a hacer una larga fila por el pasillo y quedarnos allí, parados o sentados, hasta que una enfermera nos llama por nuestro nombre. Casi dos horas de tiempo muerto. No puedo irme, pero tampoco puedo hacer lo que hago siempre, porque estoy esperando. El hombre, cuando está aburrido y en público, actúa diferente que cuando está aburrido y en casa. Por ejemplo, hace círculos en el suelo con la punta del zapato, cosa que no haría jamás si estuviera solo.

A ti, lector, te ocurre todo esto cuando tienes que ir a que te sellen algo y hay mucha gente por delante (toda la gente que está por delante en las colas, es gente más responsable que tú). Te dan un número y te dejan tirado. Sabes que tienes dos horas de no hacer nada y eso te agobia. Eso es un tiempo muerto. Para la gente que no tiene imaginación, ese es el gran enemigo de la sociedad moderna, mucho más que el comunismo y el olor corporal.

Yo creo que toda la tecnología, desde hace ya muchos años, está abocada a que las personas no tengan que padecer el tiempo muerto.

Yo creo que toda la tecnología, desde hace ya muchos años, está abocada a que las personas no tengan que padecer el tiempo muerto.

Hernan Casciari

Ya se pueden pagar casi todas las cosas bancarias por internet, pero no solo eso. Los teléfonos móviles tienen millones de botones y colorines para que el homo sapiens no se aburra cuando está esperando un avión, una pizza o a una señorita impuntual.

Sin embargo, el tiempo muerto sirve para muchas cosas: puedes hacerte un tatuaje en el brazo, puedes componer una canción mentalmente, puedes hacer el intento de recordar el perfil exacto de la chica que te gustaba en la escuela, puedes silbar… En las épocas antiguas, cuando había muchos más tiempos muertos, yo creo que también había muchos más cantantes, silbadores y recordadores de chicas.

Pero hay algo mucho más importante que se puede hacer en el tiempo muerto: puedes hacerte amigo tuyo. Conversar contigo.

Yo lo hago.

Yo a veces me siento y me hago chistes, para saber de qué humor estoy. Si me río pronto es que estoy bien. Si tengo que sacar la artillería pesada (es decir, los chistes de Eugenio), es que algo me está pasando.

Los tiempos modernos están acabando con ese termómetro interno que nos indica que hay que serenarse, que nada importa, que lo único que nos queda es conversar con uno mismo. Ya nadie conversa mirándose dentro.

Todo el arsenal tecnológico está centrado en que la gente no se aburra. ¡Qué idiotez más grande! Nos estamos quedando sin tiempo muerto por culpa de los artefactos musicales que te impiden hacer balances de tu vida en un viaje largo a Segovia. La gente ya no piensa, solo presiona botones. La gente ya no silba ni se hace tatuajes con bolis.

El tiempo muerto, amigos míos, está a punto de morir.

Escrito por:

HERNAN CASCIARI

Mini Bio

Hernán Casciari nació en Mercedes, Buenos Aires, en 1971. Fundó Editorial Orsai y Orsai Audiovisuales. Dirige la revista Orsai (crónica) y Bonsai (infantil). Publicó las novelas El pibe que arruinaba las fotos, Más respeto que soy tu madre y Seis meses haciéndome el loco; los libros de cuentos España decí alpiste, El nuevo paraíso de los tontos, Charlas con mi hemisferio derecho, Messi es un perro y otros cuentos, El mejor infarto de mi vida, Los consejos de mi abuelo facho, Todos los desechos reservados, 100 covers de cuentos clásicos, la antología Renuncio, Una playlist de 125 cuentos y los libros de historietas Doce cuentos de verano junto a Horacio Altuna y Papelitos junto a Gustavo Sala. En 2010 renunció públicamente a las editoriales Mondadori, Plaza & Janés, Grijalbo y Sudamericana, y a los periódicos El País (España) y La Nación (Argentina), para embarcarse en proyectos autogestivos.

Desde 2012 lee sus cuentos en las radios de mayor audiencia de Argentina; el éxito de esas lecturas hizo que comenzara a leer sus cuentos en televisión y a hacer lecturas de cuentos en teatros. Protagonizó las obras teatrales Una obra en construcción, junto a personajes reales de sus cuentos; Tragedias con Zambayonny, Comedias con Fabi Cantilo, Nostalgias con Cucuza Castiello, Cuentos dibujados con Horacio Altuna, Criaturas salvajes con Gustavo Sala, Historias, con Mocchi y los unipersonales Parece mentira, A la carta y Puro cuento; además de escribir las obras Quedate conmigo Lucas y Más respeto que soy tu madre. Desde 2021, junto a la Comunidad Orsai, desarrolla proyectos audiovisuales junto a miles de socios productores. En 2000 se radicó en Barcelona. Tuvo un infarto en Montevideo en 2015. Desde 2016 vive en Buenos Aires.

Los que quieran disfrutar de su enorme obra, es por aquí: https://hernancasciari.com/

> OTRAS MIRADAS

ACF: none

Array ( [post_type] => Array ( [0] => miradas )[post_status] => publish [posts_per_page] => 4 [post__not_in] => Array ( [0] => [1] => 5663 )[tax_query] => Array ( [relation] => AND )[paged] => 1 [orderby] => rand(1523581380) [meta_query] => Array ( [0] => Array ( )))

ACF Type: text

María José Melendo

Donde la radio es un tesoro

ACF Type: text

FCP x CUAD

Un antes y un después

ACF Type: text

Azul Bongiovanni

¿ES UN SUEÑO SER BAILARINA?

ACF Type: text

Daniel Binelli

El bandoneón que rompe los moldes

0.26567912101746 seconds
Share This